Aportaciones de un novato. Decoración de carrocerías: 2. Pintura

 

Para usar estas pinturas con aerógrafo es necesario diluirlas en proporción 1:1 con disolvente (nitrocelulósico o universal).
También las mezclas son sencillas de realizar para obtener los tonos deseados.

2.2- Otros materiales necesarios
El esquema de pintura que he elegido para este proyecto se basa en diferentes áreas de diferentes colores delimitadas por líneas bien definidas.
Para realizar este esquema de forma correcta se deben enmascarar (tapar) las áreas que no se desean pintar de un color determinado. Para enmascarar he usado fundamentalmente cinta de enmascarar de Tamiya (de 6 y de 10 mm). Para las zonas en las que la delimitación eran curvas y no rectas he delimitado las zonas curvas con vinilo negro de Kyosho y además la cinta de enmascarar Tamiya.

También hemos usado pinceles de diferentes tamaños para pintar las piezas pequeñas como grupos ópticos, tubos de escape, etc…

Por último una pieza que considero indispensable es un soporte rotatorio para colocar las carrocerías para pintar. Este modelo de Tamiya es especialmente práctico ya que dispone de unas grapas metálicas para fijar la carrocería desde dentro.

Como se puede ver en la imagen el coche queda perfectamente fijado y libre de obstáculos para pintar y sencillamente con un dedo se puede girar.

2.3.- Entorno de trabajo y seguridad
No se puede pintar con aerógrafo en cualquier sitio, es una cuestión de salud y limpieza. Lo ideal es usar una cabina de pintura al aerógrafo; son unas cajas abiertas en la parte frontal y que incorporan un extractor para eliminar vapores y olores. Estos dispositivos no son baratos y sobre todo ocupan bastante espacio. Si como en mi caso no dispones del espacio o el presupuesto necesario hay alternativas. Yo pinto en el balcón y con una caja de cartón cortada puesta sobre un taburete he fabricado un símil de cabina que me impide pintar todo el balcón además del coche, es barato.

Al pintar en exterior soluciono el problema de la ventilación, de todas formas es conveniente usar una mascarilla de protección para evitar respirar pintura y productos nocivos. También es recomendable usar guantes para evitar pintarnos las manos y que la piel entre en contacto con productos nocivos.

Una precaución que hay que tener al pintar al exterior es el polvo que se puede adherir a nuestra carrocería y deslucir nuestro trabajo. Por eso en cuanto he pintado una mano entro la carrocería (con su base al interior y la tapo con una caja de plástico hasta que está lista para la siguiente mano o proceso.

2.4.- Empezamos a pintar.
Antes de empezar a pintar es muy recomendable eliminar la grasa de la carrocería, para ello simplemente se debe lavar la carrocería con agua y jabón y dejarla secar protegida del polvo. A partir de aquí si siempre tocamos la carrocería con guantes no la engrasaremos.
La primera capa que suelo poner es una imprimación blanca, que tiene como función conseguir una perfecta fijación de la pintura que posteriormente aplicaremos.
Si nuestro esquema de decoración tiene diferentes colores es conveniente empezar a pintar con los colores más claros para concluir con los más oscuros.
En nuestro proyecto el primer color que apliqué fue el blanco con el que cubrí toda la carrocería.

Llegados a este punto es importante decirle al aficionado que la paciencia es una virtud imprescindible en este menester, se debe dejar secar perfectamente la pintura entre capa y capa.

El siguiente paso es enmascarar y dejar solamente descubiertas las zonas de otro color (en este caso el rojo.

Lo ideal para pintar con aerógrafo es hacerlo con pasadas largas que no se entretengan demasiado tiempo en un sitio para evitar churretones. Es mejor realizar dos capas finas que una gruesa.

Entre capa y capa dejaremos secar la pintura al igual que al quitar las máscaras y poner otras.
Repetiremos estos pasos con los diferente colores hasta concluir los trabajos de pintura.

Por último pintaremos los pequeños accesorios tales como tubos de escape limpias, grupos ópticos, etc.. Al tratarse de pequeñas piezas se pueden pintar tanto con aerógrafo como con pincel, esto lo dejo a la discreción del aficionado.

Es fundamental que al acabar cada capa de pintura limpiemos perfectamente el aerógrafo para tenerlo en condiciones en todo momento. Es tedioso pero necesario, con el tiempo os daréis cuenta que se pasa más tiempo limpiando el aerógrafo que pintando.

Para limpiar el aerógrafo, lo primero es, sin desconectar el aerógrafo del compresor, limpiar la cazoleta del exceso de pintura y luego llenar la cazoleta con disolvente y “pintar”, bien en un dispositivo de limpieza de aerógrafos, o en mi caso en la pared de cartón de mi caja-cabina. Esto es conveniente hacerlo un par de veces. Después lo aconsejable es desmontar el aerógrafo y limpiar todas sus piezas con un paño o papel humedecido en disolvente.

Hemos acabado los trabajos de pintura, en la siguiente parte explicaré la decoración con calcas.

Un saludo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.